La influencia de los medios en nuestros cuerpos

Cuando iba en la preparatoria, me la pasaba viendo la televisión. Recuerdo que mis compañeros de la escuela (excepto algunos) hacían lo mismo. Según yo, todos veíamos los mismos programas (Jersey Shore, Keeping Up with the Kardashians, American Next Top Model, I Use to Be Fat).

Hubo un tiempo en donde las personas que estábamos pasadas de peso, sentimos  la necesidad de bajar de peso. Aunque si nos preguntaban por qué queríamos bajar de peso, era porque deseábamos que nos quedará la ropa que se utilizaba en ese momento, o cuando nos la pusiéramos nos viéramos como las modelos que la promocionaban. Había la necesidad de tener un cuerpo tonificado como el que nos venden en la televisión. Algunos –como un amigo y yo- asistíamos al nutriólogo; otros iban al gimnasio o mezclaban las dos cosas.

iusedtofast
Marci Levine en I used to be fat (2012)

En todos estaba una cosa en la mente y era tener una “meta”. Eso nos vendían los dietistas. Cada que teníamos cita para ver cuántos kilos habíamos bajado y veíamos que no logramos bajar de peso, los dietistas nos decían lo decepcionados que se sentían y que ahora sí teníamos que cumplir la siguiente dieta. Después de eso, veíamos todos los cuerpos delgados y tonificados en programas o anuncios y nos sentíamos mal con nosotros mismos, ya que no estábamos cumpliendo con lo que nos exigía la sociedad: estar delgados y con buen cuerpo.

La televisión nos pone la idea de cómo debemos estar físicamente y cómo debemos llegar a eso. Mi amigo llegó a la meta: ya estaba delgado. A partir de ahí, empezó a comprar productos orgánicos, libres de gluten, suplementos alimenticios y aplicaciones de celular para hacer ejercicio -promovidos por los medios y la sociedad-. Él veía en páginas web que así iba a permanecer delgado. También empezó a comprar mucha ropa que antes no compraba. Ahora –al igual que la mayoría de las personas que sólo hacen ejercicio-, él sólo se preocupaba por su peso, los ejercicios y su imagen que, en otras cosas, como la escuela o informarse del mundo en el que vivía. Todo su tiempo se iba en el ejercicio.

antm cycle 15, capitulo 0
Promocional de America’s Next Top Model (2015)

En el caso de una profesora de la preparatoria, tenía sobrepeso y ahora que es delgada muestra mucho cuidado por su alimentación. Pero pienso que, aparte de que influya la televisión para la persona que se preocupa por su apariencia, influye lo que le puedan decir en su vida diaria las demás personas –que tendrían una actitud tomada de la televisión: insultar al que tiene sobrepeso-.

Lo que me llama la atención es cómo el tipo de cuerpo que simboliza belleza va cambiando según las épocas: en un tiempo el cuerpo redondo estaba de moda, en otro era el cuerpo delgado, mientras que en un futuro puede ser de nuevo el cuerpo redondo el modelo de belleza. ¿Cómo puede cambiar como si nada? ¿Y cómo la sociedad puede aceptar éstos modelos sin preguntarse por qué ese cuerpo? A veces no lo aceptan porque les guste, sino porque lo imponen los medios.

La televisión es considerado un acompañante, pero también funciona como educadora –no toda la televisión, sólo una parte: como los documentales-. Sin embargo, la televisión nos mantiene ocupados y así como es una herramienta de socialización, nos consume, toma parte de nuestro tiempo y nuestras decisiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: