El Vampiro de la Colonia Roma

 “¡Es hombre! ¡Es puto! ¡Tiene voz de mujer y es puto!”

El Vampiro de la Colonia Roma es considerada una novela “clásica” de la literatura gay mexicana. Este libro de 177 páginas te traslada a los años setentas y ochentas, época en la que aparece el tema de la homosexualidad como un escándalo entre la sociedad, ya que no estaba bien visto. La novela le da voz a todas las personas que se inclinaban por ser homosexuales. Adonis García –protagonista de la historia-, representa a un hombre gay que narra sus aventuras en la Ciudad de México.

El vampiro de esta novela se enfrenta diariamente a la prostitución homosexual pero también al reconocimiento de una identidad, de la ruptura de los roles tradicionales, de las etiquetas de “loca”, “buga”, “maricón”.

El contexto en el que se escribe la obra es en la segunda mitad de los años setenta, tiempo en que surge el movimiento de liberación homosexual mexicano y la difusión de bares gay en la capital del país.

Adonis García cuenta sus aventuras en los alrededores de la Colonia Roma, Zona Rosa, Insurgentes y Paseo de la Reforma,  teniendo como testigos las altas horas de la madrugada y la esquina del Sanborns Tíber con sus cientos de clientes que buscaban “un buen acostón”.

El vampiro de la Colonia Roma -ganador del premio Juan Grijalbo y publicada por la misma casa editorial en 1979-, es considerada como la primer novela latinoamericana que aborda el tema de la homosexualidad. El escritor Luis Zapata, -autor de la novela-, optó por dar un nuevo giro y centrarse en lo que se vivía en las calles de la ciudad.

luis-zapata
El escritor Luis Zapata en el aniversario 35 de El Vampiro de la Colonia Roma

Además de ser considerada como un clásico de la literatura también se le puede considerar como literatura testimonial, ya que el tema principal es la prostitución (taloneo, dice la novela), la cual Adonis García vive día a día. Al principio, el “talonear” fue por experimentar otros mundos, después fue una forma fácil de conseguir dinero para comer y pagar el cuarto donde vivía. Al final, “talonear” ya no era para conocer otros placeres, Adonis dejó de sentir satisfacción y el taloneo terminó siendo como el pan de cada día, como tomar agua o hacer las cosas rutinarias. Dejó de tener sentido.

Puede verse como un libro revolucionario del siglo XX, ya que su temática se basa en un monologo muy largo que a su vez relata el enorme placer de vivir en la Ciudad de México.

El estilo de escritura es algo complicado: no hace uso de puntos (punto y aparte, punto y coma o punto final). Tampoco hay comas; de milagro hay acentos. Está dividido en citas ya que todo lo que se lee es producto de unas grabaciones recopiladas por el autor.

Desde su aparición, el libro ha vendido más de 300 mil ejemplares. Un número de ventas impresionante, ya que en anteriores épocas existía una imagen negativa de la homosexualidad.

En cuanto a la presencia femenina hay una baja participación: no aparecen lesbianas y tampoco mujeres bugas, sin embargo es importante la belleza física. Incluso el mismo nombre del personaje principal, Adonis García refleja una belleza joven que data de la mitología griega. En el libro Adonis dice:

“a veces me chiveaba cuando René me hacía algún cumplido ¿ves? como

preguntarme cómo era posible que no tuviera amante si era un chavo

tan guapo tan bueno que era un adonis un adonis imagínate así me

decía y así se me quedó desde entonces”

Así, el papel de la belleza física tiene importancia para el personaje principal, como para las personas con las que se relaciona a lo largo de la novela, a quienes califica como “guapos”, “cueros” o “feos”.

Resaltan las palabras que usa Luis Zapata, por ejemplo Chichifo, hace referencia al hombre que se prostituye con otro hombre y depende de su dinero para sobrevivir. Palabras como maricón, loca, puto, son derivados de llamar a un hombre homosexual. El mismo término de buga es empleado para identificar a las personas heterosexuales. Gayo, es otra forma de llamar a un homosexual. Incluso el mismo concepto de ambiente, para identificar una actividad, lugar o sujeto que hace práctica en la intimidad homosexual. Como dice Adonis en la novela: “Nomás bastaba verlo para darse cuenta de que era de ambiente”. 

En ningún momento el término gay aparece en la novela. Sin embargo hay que tener en cuenta que no es necesario usar dicha palabra, ya que en México como en el mundo se construía un sentido de identidad.

A partir de lo anterior, El Vampiro de la Colonia Roma, hace énfasis en estereotipos, etiquetas, búsqueda de identidad, reconocimiento, respeto, nuevos aires y el surgimiento de un movimiento que por años se había mantenido escondido o etiquetado como una enfermedad contagiosa. La novela se publicó justo en el momento del boom en que los movimientos lésbico-homosexual salían a la luz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: