Otro panorama de los Panama Papers

Escuchamos sobre la gigantesca filtración de documentos –más de 11 millones- de la firma de abogados Mossack Fonseca y así como vemos la cantidad de políticos, empresarios, actores, deportistas, escritores que aparecen, nos sorprendemos.  No sabemos si esto vaya a traer algún cambio que sirva a la sociedad o cambie la forma en que se maneja la economía mundial.

Primero, resulta útil saber lo que significan “empresas offshore”: empresas registradas por ciudadanos extranjeros en un país donde no hacen ninguna actividad económica pero el cual ofrece beneficios como bajos impuestos y nula rendición de cuentas.

El país donde se registra es el llamado “paraíso fiscal”. Las ventajas de registrarlo en estos países –casi siempre islas como las Islas Vírgenes británicas, las Bahamas y Panamá- es que suele ser una actividad legal, además de permitir cuentas con una cantidad indefinida de dinero, sin necesidad de explicar de dónde procede este.

Podríamos aplaudir lo hecho por el diario alemán Suddeustche Zeitung  y el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación –con sede en Washington- por hacer gala del mejor periodismo atrevido y de investigación. Sin embargo, si buscamos otra dirección del hecho, vemos que pocos empresarios de Estados Unidos aparecen dentro de los documentos, lo cual se explica porque en el mismo país norteamericano hay estados donde pueden hacerse estas acciones.

Aunque, el mismo hecho de que no aparezcan personajes de Estados Unidos, es lo que le ha dado Rusia –en los documentos aparece gente cercana al presidente Vladimir Putin- para hablar de una conspiración internacional. El vocero del gobierno ruso, Dmitri Peskov, señala que la CIA está escondida detrás del Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación para desestabilizar al gobierno ruso.

Con ello, se intenta censurar el hecho ignorándolo y dando poco tratamiento en la prensa. Igual que en China –los documentos involucran al presidente actual Xi Jinping, junto a otros miembros del Partido Comunista Chino -, donde según China Digital Times, una página web de la Universidad de California, hay una censura muy fuerte desde el lunes pasado. “Borren todo el material sobre los Panama Papers, incluidos los informes, blogs, foros y comentarios interactivos”, dijeron las autoridades chinas.

Y es que como señala el editorial del sábado 9 de abril La Jornada :

“… Las revelaciones difundidas podrían tener un efecto beneficioso para la economía estadunidense, al hacer de ese país un destino más seguro para las fortunas hoy exhibidas por los papeles de Panamá. Sería lamentable que el episodio se saldara con un reforzamiento del poderío económico y político estadounidense, en la medida en que los paraísos fiscales son una versión radicalizada de los principios del libre mercado impulsados por Washington en todo el mundo”.

Si bien esto podría ser cierto –en los casos de Rusia y China-, no se debe dejar de lado la veracidad de los demás casos. Porque de no ser así, ¿por qué habría renunciado el primer ministro de Islandia -copropietario de una offshore junto a su esposa, en las Islas Vírgenes británicas-, el abogado chileno Gonzalo Delaveau, presidente de la ONG Chile Transparente –por administrar cinco empresas offshore con base en Bahamas-, el uruguayo Juan Pedro Damiani, presidente del Club de Fútbol Peñarol en Uruguay, que renunció a su cargo en el Comité de Ética de la FIFA -con varias empresas offshore?

Por su parte, el caso de México, donde aparecen varios personajes ligados a Enrique Peña Nieto. El más claro es el de Juan Armando García Cantú, dueño de la empresa Higa, conocido por el escándalo de “La casa blanca”. Así como Ricardo Salinas Pliego y Alfonso de Angoitia, uno perteneciente a TVAzteca y el otro a Televisa, los dos cercanos al poder.

Aristoeles Nuñez, director del Sistema de Administración Tributaria (SAT), declaró: “No es ilegal tener dinero en paraísos fiscales”. La investigación iría hacia si “no pagaron los impuestos correspondientes”. Si bien no es ilógico lo que dice, ya que lo ilegal es tener las empresas sin informar a las autoridades, sin declarar las ganancias que generan a los países en que viven. Lo cual se pensaría que no hicieron.

El resultado de toda esta filtración debería ir más hacia cómo y porqué estos personajes de carácter mundial gozan de estas libertades, manteniendo un doble discurso hipócrita, presumiendo honestidad y benevolencia en cada uno de sus rubros. Como bien menciona Jorge Volpi en su columna del sábado 9 de abril en el periódico Reforma:

“… Quienes forman el Sistema no se engañan: son distintos al resto de los mortales, sus vidas están regidas por otras leyes, no tienen que rendir cuentas ante nadie. Mientras los demás no tenemos más remedio que pagar impuestos, ellos se mantienen a salvo. Los paraísos fiscales y las cuentas offshore son su destino. La pregunta es si los demás llegaremos a cansarnos. Si tras el alud de filtraciones que nos confirman que quienes tienen poder y dinero eluden todos los controles, llegaremos al fin a hartarnos. Si dejaremos de creerles cuando nos dicen que la ley es para todos. Si en un punto nuestra rabia no solo ungirá políticos populistas sino que se volcará en contra del Sistema. Si al fin dejaremos de tragarnos sus explicaciones y mentiras para darnos cuenta de que, tras las fachadas de nuestras democracias liberales, la misma nobleza y la misma aristocracia contra las que tantos se levantaron siguen allí, disfrutando de sus paraísos y sus islas”.

Con información de BBC Mundo, El País, Sin Embargo, La izquierda diario, estrategiaynegocios.net, rpp.pe

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: